jueves, 30 de abril de 2009

Avignon y el viento


Esta mañana el Mistral soplaba tan fuerte que, llendo cuesta abajo con mi pizpi, tuve que pedalear con todas mis fuerzas para que el viento no se me llevara cuesta arriba.

Tengo la sensación de que mis cuádriceps van a explotar de un momento a otro.

Explicaré de qué va esto del Mistral cuando esté segura de no necesitar respiración asistida.

martes, 28 de abril de 2009

Ataque kármico


No importa si eres ateo, cristiano, judío, budista o adorador de las pelotillas de pelusa; seas del color, tamaño o religión que seas, vives sujeto al karma, y ayer el universo me dio la prueba irrefutable de su existencia.

Cada mañana de lunes a viernes me levanto, me pongo en marcha tranquilamente, cojo a pizpireta, mi bici, me voy a trabajar y luego vuelvo a casa de nuevo con pizpireta.
Pero ayer por la mañana mientras buscaba el velocímetro de pizpi como una posesa, descubrí con horror que me lo había dejado puesto. Bajada fulminante hacia el aparcamiento de bicis y, ¡menos mal!, ahí está el velocímetro. Respiro profundamente pero, ¡paf, ataque kármico! Levanto la vista y lo que no está es ¡el sillín! Pánico, estrés, mal humor; pero, por alguna extraña razón, el sillín sigue sin materializarse mágicamente. ¿Quién roba sillines y se deja un velocímetro? Así que hoy toca autobús a trabajar, autobús al Decathlon, desembolso de mi paga de dos semanas a cambio de las nuevas piezas, y autobús a casa.

Mal humor, ¡pobre pizpi!, mal humor, ¡mi biciiiiii!, mal humor.

Hablo con mi padre por teléfono y me cuenta el súper viaje que acaba de hacer. Miro por la ventana y hace un día gris y lluvioso.

Mal humor, odio a la humanidad, mal humor, odio al karma, mal humor.

Decido anestesiarme con Internet (¿cómo lo hacíamos antes?), miro el mail y, ¡ataque kármico! Pero esta vez había que compensar mi mal día, así que tocaban buenas noticias. Y, efectivamente, un mail me confirma que ese trabajo de traductora que tanto deseaba, EL trabajo, ese que se puede tardar años en conseguir, ¡es mío!

Incredulidad, gritos, saltos, euforia, llamadas, Facebook. Y luego directa a trabajar, por supuesto.

Cuando me he levantado esta mañana el efecto euforia por fin se me había pasado y me ha dado por reflexionar. Y he descubierto, sin lugar a dudas, una verdad universal: el karma existe. Y está deseando devolvérnosla.

lunes, 27 de abril de 2009

Desde mi ventana

Puesta de sol desde la ventana de mi habitación, Avignon, 10/05/2009
El edificio al fondo a la izquierda es el Palais des Papes (Palacio de los Papas)


Puesta de sol desde la ventana de mi habitación, Avignon, 27/03/2009

domingo, 26 de abril de 2009

El mundo está loco, loco

Desde que vivo en Francia no hago más que conocer gente de todos los orígenes, colores y tradiciones, y cuantos más conozco, más me maravillan sus costumbres.

Como por ejemplo, que en Honduras en Nochevieja, se tiran monedas al aire "para llamar al dinero" y luego se cogen un par de maletas vacías y se da la vuelta a la manzana "para viajar mucho". Mi amiga hondureña, que ahora vive aquí en Francia con su marido francés, me cuenta que ella sigue haciéndolo cada año. No os cuento las caras que tiene que poner la familia del marido, todos tan franceses y sobrios...
Ayer los asistentes a la fiesta de cumpleaños de esta chica aprendimos otra tradición cuando decidió sacar una botella de tequila y explicó que primero se beben 5 chupitos seguidos, y luego ya cada uno sigue bebiendo lo que quiera. Y obviamente quien no se comprometa a beber los 5 no bebe ninguno. No voy a detallar el estado del personal al final de la fiesta, pero os lo podéis imaginar.

Cambiando de tema, de país, e incluso de continente, hace un par de navidades nos juntamos varios erasmus de nacionalidades diversas a compartir tradiciones locales. Todos tenían que si el árbol de navidad, que si los pasteles... hasta que habló la sueca y nos contó que los suecos y finlandeses, llegado el 14 de enero o Knut's Day se comen los dulces que decoran el árbol de navidad y después se deshacen de dicho árbol... tirándolo por la ventana. A ver quién es el machito que sale de paseo ese día...

La habitante del búnker también es una buena fuente de información, y ya que estamos con la navidad, recuerdo que me contó que a la Nochebuena se la llama "Dickbauch" o "estómago gordo" porque sino comes mucha comida serás perseguido por demonios durante la noche.

Entre los franceses la cosa es más sosita, pero tienen una fiesta que me encanta, la Chandeleur, una fiesta religiosa dedicada a la virgen en la que en vez de rezar, se comen crêpes. O la fiesta del Poisson d'Avril (literalmente el Pescado de Abril), una especie de Santos Inocentes en la que, en vez de muñequitos, se pegan pescados de papel en las espaldas de la gente, y se hacen bromas incluso en la prensa seria o en la televisión. Cuando se descubre la broma, hay que gritar "poisson d'avril!".

Hay muchas, muchísimas más tradiciones estupendas y me encanta descubrirlas, así que si conocéis alguna que os haya llamado la atención, ¡estoy deseando escucharla!

sábado, 18 de abril de 2009

El búnker de mi casa es particular


Creo que ya es hora de presentar a mi compañera de habitación. O más bien, a la habitante del búnker de arriba.
Me explico: vivimos en un dúplex en el que no hay paredes para separar las habitaciones, aunque nos hemos arreglado para que ella se quede con la parte de arriba y yo la de abajo. Pero mi compañera encontró una solución aun mejor; un buen día al entrar a casa me encontré un armazón de mantas rodeando su cama, una especie de fusión entre una manta de patchwork y un refugio antiaéreo de la IIª Guerra Mundial. Y desde entonces se pasa el día ahí; y repito lo de “el día” puesto que se pasa la mayor parte de las horas de luz durmiendo en lo que yo lo llamo cariñosamente su búnker. A las 8 está durmiendo en el búnker. A las 11 sigue durmiendo. A las 2 se levanta para comer. A las 4 duerme de nuevo. A las 6 por fin hace cosas. A las 10 está de vuelta en el búnker.
Esta tarde me preguntó completamente en serio por qué no me hacía yo mi propio búnker. No supe qué responder…

En cuanto a la otra parte de su lado del apartamento, la visible al ojo humano, la ha decorado enteramente con cuadros de personajes de Disney. Sin comentarios.

Pero no es sólo su peculiar residencia lo que la hace especial, es que a veces es tan alemana que parece que lo hace a propósito. Como el que escuche sólo dos tipos de música: tecno del machacón o grandes éxitos de los 80 en alemán indistintamente; a toda pastilla a cualquier hora del día. O que la huelga de estudiantes que hay ahora en Francia le parezca algo incomprensible y caótico, por lo tanto, inaceptable.

En cuanto a sus otros hábitos, son perfectamente coherentes con el resto de su personalidad. Por ejemplo, nada más conocernos me dijo que era vegetariana, aunque “quesariana” sería un nombre más apropiado puesto que el 80% de su dieta consiste en algún tipo de queso. Lo cual, por otra parte, responde a por qué está en Francia de Erasmus… El otro 20% incluye una gran variedad de conservas que se trajo de Alemania con ella; no sé si porque no le gusta la comida francesa o por coherencia con la historia del búnker.

La verdad es que en el fondo me alegro de que me hayan puesto de compañera a la habitante del búnker, porque pese a lo que pueda parecer es una chica divertida y muy simpática.
Y además siempre está bien saber que en caso de ataque antiaéreo no tendría que salir de casa para buscar refugio, ¿no?

domingo, 12 de abril de 2009

Contra el aburrimiento... ¿música clásica?

Durante la última asamblea general el contaje de los votos sobre la huelga llevó una hora y media, y para evitar la deserción masiva de los asistentes por aburrimiento mortal, no se les ocurrió nada mejor que proyectar un par de vídeos de música clásica interpretada por... los teleñecos. Creo que ninguna propuesta de la huelga ha recibido una ovación tan unánime como dichos videos...
Aquí los dejo a ver si alegran un poco la mañana - que, por lo menos aquí, está gris y asquerosa.

La Habanera

video

La Canción de la Alegría

video

El Danubio Azul

video

Presidente, Señor Presidente


Hace unos meses fui invitada a asistir en un teatrito de Avignon a una obra de teatro / concierto de un tal Stéphane Roux, un artista avignonés. El espéctaculo consistió en una sucesión de canciones a cual mejor, con una breve explicación entre ellas. El artista, absolutamente increíble; versátil, divertido, dulce e ingenioso.

Houuuu! se llama el espectáculo, y como Stéphane nos explico nada más empezar, aquí no se aplaude, sino que se abuchea, con especial predilección por los abucheos más originales.

Salimos tan encantados que compramos su disco a la salida, y menos mal que lo hicimos porque no está en venta en ninguna otra parte.

De todas formas, si alguien quiere saber un poco más o escuchar alguna canción, su myspace está bastante completo : http://www.myspace.com/stephaneroux


Hay muchas canciones que me gustan de ese disco, pero hay una especialmente que creo que no sólo es genial, sino que se ajusta perfectamente a nuestra situación actual de huelga y descontento, y por ello quería compartirla aquí (la traducción viene después), a falta de poder cantársela al presidente mismo...


Stéphane Roux
Houuuuu!
Président, Monsieur Président

Président, Monsieur Président,
Je t’écris comme Renaud ou Vien,
De ce coin où on a le temps,
De compter jusqu’à cent mille un.

Tout d’abord, Monsieur Président,
Je voudrais un monde plus grand,
De l’espoir un seul continent
Et des fleurs par milliers des champs.

Je voudrais, Monsieur Président,
Que les églises cessent leurs boniments,
Qu’on avue que Dieu, c’est le vent,
Que les prophètes sont des militants.

Président, Monsieur Président,
On se fout de nous depuis trop longtemps,
Rappelez-vous au club des puissants
Qu’une foule rien n’est plus méchant.

Maintenant, Monsieur Président,
Reconnais qu’il serait navrant
Que l’histoire dans un trou béant
Te balaie, t’oublie comme est temps.

Président, Monsieur Président,
Il te reste encore un moment,
Pour les rouges, les noirs, pour les blancs,
Pour écrire les droits du vivant.

Mais enfin, Monsieur Président,
Si tu es fat, comme moi, impuissant,
Je t’en prie sans colère, va-t-en,
D’autres mieux, d’autres auront le cran.

Président, Monsieur Président,
Je t’écris comme Renaud, ou Vien.
________________________


Presidente, Señor Presidente,
Te escribo como Renaud o Vien,
Desde ese rincón donde se tiene el tiempo
De contar hasta cien mil uno.

En primer lugar, Señor Presidente,
Querría un mundo más grande,
De esperanza un solo continente
Y miles de flores en los campos.

Querría, Señor Presidente,
Que las iglesias dejen su palabrería,
Que se admita que Dios, es el viento,
Que los profetas son militantes.

Presidente, Señor Presidente,
Se burlan de nosotros desde hace demasiado tiempo,
Recordad en el club de los poderosos
Que no hay nada más cruel que una multitud.

Ahora, Señor Presidente,
Reconoce que sería lamentable
Que la historia en un agujero inmenso
Te barra, te olvide como ya es hora.

Presidente, Señor Presidente,
Todavía te queda un rato,
Para los rojos, los negros, para los blancos,
Para escribir los derechos del ser vivo.

Pero por fin, Señor Presidente,
Si eres fatuo, como yo, impotente,
Te lo ruego sin enfado, vete,
Otros mejores, otros tendrán el valor.

Presidente, Señor Presidente,
Te escribo como Renaud o Vien.

sábado, 4 de abril de 2009

Sobre huelgas y revoluciones (VII)


La estupidez humana no tiene límites, comprobado.

Este jueves tuvimos la Asamblea General más larga hasta la fecha; 7 horas ininterrumpidas de debates, votaciones y ánimos encendidos.

Tras la lectura de las mociones adoptadas en la asamblea nacional de huelga de la semana pasada, apoyando el movimiento e instando a la continuación del bloqueo, y tras 2 horas de "micrófono abierto", se pasó a las votaciones.

Primer voto: adhesión o no a las mociones de la asamblea nacional. Resultado: adopción mayoritaria (980 votos contra 550).

Segundo voto: puesto que estamos de acuerdo en la necesidad de seguir en huelga, se votan las modalidades; o bien continuar con el bloqueo,o bien retomar las clases como si nada.

Y aquí empiezan mis problemas: ¿cómo se supone que estaríamos en huelga si retomamos las clases normalmente? ¿Alguno de los que votó seguir en huelga y recuperar las clases irá a las manifestaciones? ¡¡¡No, porque estará en clase!!!
Resultado: se vota por el bloqueo, pero esta vez con un margen de apenas 20 votos (780 contra 760).

Tercer voto: dado que se votó por el bloqueo, se decide sobre la necesidad de un bloqueo total de lunes a viernes, o parcial, 1 día a la semana. Resultado: gana el bloqueo parcial durante los jueves por una amplia mayoría (770 contra 500).
Y aquí es cuando me pierdo del todo. ¿Bloqueo durante un día a la semana? Día que, además, emplearemos en la dichosa asamblea semanal; con lo cual quedan en el pasado las manifestaciones, los actos y cualquier otra forma de protesta. Además, conociendo el percal, vamos a estar tan ocupados recuperando las 8 semanas perdidas que ni dios va ir a las asambleas, ¡se quedarán en casa estudiando!

¡Viva el estado del terror! ¡Vivan las ovejas! Y, sobre todo, ¡viva un sistema más poderoso que sus integrantes, una república en la que el pueblo calla y acata por miedo a represalias!

Y ahora me voy a estudiar, que me espera una semana cargadita de trabajo...