domingo, 29 de marzo de 2009

Sobre huelgas y revoluciones (VI)


Dicen por ahí que los héroes no son los que no temen salir al campo de batalla, sino los que tienen miedo pero aun así salen a luchar porque la causa lo merece.

He de hacer una confesión: la huelga me aterroriza.
Me aterra perder mi semestre, retrasar mi educación 6 meses más, haber perdido mi tiempo y mi esfuerzo. Acudo a cada asamblea con el temor de que se vote el fin de la huelga, pero también con la inquietud de que no sea así.
Quiero creer que defiendo una causa justa, que lucho por mis derechos y por los de las generaciones futuras. Me informo, reflexiono y entonces decido. Opto por arriesgar mi semestre en pro de una educación de calidad e igual para todos, por las oportunidades que nos quieren arrebatar. Sigo estudiando en casa, con mis propios medios, que no es cuestión de levantar la espada con una mano mientras con la otra me tumbo al sol a ver pasar las horas.
En la próxima asamblea del martes volveré a votar por la continuación de la huelga, aunque una parte de mi me pida a gritos que pare.

A veces me pregunto si realmente soy un héroe o simplemente un poco idiota…

NB: La fotografía fue tomada por la autora de este blog en Avignon durante la manifestación del 19 de marzo de 2009, día de huelga general en Francia. Participaron en dicha manifestación alrededor de 30.000 personas (de un total de 90.000 habitantes que tiene Avignon).

viernes, 27 de marzo de 2009

Las lavanderías francesas y otras mentiras

Como deberían ser las lavanderías, todo amor y ropa limpia


Si lo que dicen en las series y películas americanas es cierto, la lavandería no sólo es un sitio estupendo para pasar la tarde mientras tu ropa se limpia gracias al simple hecho de echar una monedita en la máquina deseada; es muy probable que aparezca un chico o una chica adorables y con pinta de perdidos que quedarán tan impresionados por tus artes lavatorias que se enamorarán perdidamente de ti.

Unos 60 viajes a la lavandería más tarde, me pregunto: ¿añadirán botones a las lavadoras cuando no miro? ¿Lo harán para hacer tu estancia en la lavandería más entretenida, mientras averiguas para qué sirve cada botoncito? Y los chicos guapos, ¿será que hay un horario especial para ellos? ¿Será que no lavan su ropa? ¿O que no la ensucian? Y los grupos de rumanas con churumbel a la cadera, mirada hostil y la habilidad de ocupar la última lavadora libre antes que tú, ¿los fabricarán especialmente para Francia, y por eso no salen en las películas americanas?

Aún no sé las respuestas a estas preguntas; pero lo que sí sé es que el próximo sitio al que vaya, me lo pido con lavadora en casa.





Como realmente son (y esta por lo menos tiene mesa, la de mi residencia ni eso)

martes, 24 de marzo de 2009

Visitas


Todos los días pasamos por delante de miles de cosas maravillosas, edificios, museos, jardines; y sin embargo pocas veces los vemos.
Pero cuando viene alguien a visitarnos, uno puede aprovechar y ponerse las gafas de turista, esas que te permiten ver la ciudad desde otro ángulo, extasiarte con los edificios, querer visitar monumentos y que no te importe demasiado el mal tiempo. Y así uno redescubre su ciudad y se maravilla ante el hecho de vivir en un sitio así, lleno de vida, de historia y de cosas que ver y que hacer.

Aunque también está la otra cara de la moneda; lo que traen consigo las visitas. Y que conste que no hablo sólo del jamón serrano, que también – los expatriados sabéis de qué hablo – sino del cariño, los recuerdos, un pedacito del hogar. Que en esos días en que uno está solo en casa, malito y con la familia a 1000km, anda que no daría algo por estar en el sofá de casa con la madre trayéndote sopitas y aspirinas…

Y, por qué no, también está el orgullo de enseñar tu nuevo hogar, tu nueva vida y todas esas pequeñas cosas que hacen que el esfuerzo para llegar allí haya valido la pena.

Hace poco recibí dos visitas que, tras unos meses un poco difíciles para mí, me han salvado la vida. Me han traído noticias, cotilleos, visitas turísticas, excursiones, tranquilidad, risas y, por supuesto, jamón.
Jana, ex-erasmus, compañera de aventuras el año pasado en Lyon, ¡¡¡yujuuuuuuuuuu!!!
Padre, al que hacía muchos meses que no veía, a veces la única voz cuerda que me queda.

Gracias a ambos por esas gafas de visita. ¡La próxima vez seré yo quien os las lleve!

lunes, 16 de marzo de 2009

Pizpireta, je t'aime!

En Francia el mejor medio de locomoción es sin duda la bici. La mayoría de las ciudades son muy llanas y disponen de carril bici casi por todas partes. Algunas tienen incluso instalado un sistema municipal de alquiler de bicis en el que, por unos 5-10€ al año, uno tiene acceso a una bici en cualquier máquina de alquiler de la ciudad y la puede depositar en cualquier otra, 24/24 y 7/7.
Aquí en Avignon todavía no ha llegado dicha tecnología, pero la gente sigue usando la bici como si de un coche se tratara, y como una está harta de los buses que pasan cada 1500 años más o menos, yo también me busqué una.


Os presento oficialmente a Pizpireta, mi nueva bicicleta “todo camino”, como llaman aquí a las bicis que no llegan a ser todo terreno pero tampoco son sólo de ciudad. Aun nos estamos conociendo, pero ya hemos venido juntas desde su Decathlon de origen, allá por los confines de esta tierra, hasta mi casa y nos hemos entendido de maravilla. También es verdad que los confines de Avignon quedan a apenas una media horita en bici, pero ha sido una media horita estupenda.
Le he comprado también una cesta de quita y pon, para echar los bártulos y poder ir a la compra (en la foto está en “quita” porque cuando la aparco me subo la cesta a casa, que aquí hay mucho listillo).

¡Estoy deseando salir a ver mundo con ella!

domingo, 15 de marzo de 2009

Sobre huelgas y revoluciones (V)

Tras leer un interesante comentario dejado en otro post de este mismo blog preguntándome en qué consistía exactamente el movimiento aquí en Francia, me he dado cuenta de que realmente nunca lo he explicado claramente (podéis ver el post y los comentarios aquí). Le he respondido en el mismo post, pero he estado pensando y creo que el tema merece una entrada aparte, así que aquí dejo la respuesta para disfrute general.

Aviso a navegantes, esto va para largo ^^

La verdad es que me he quedado un poco asombrada con la cantidad de gente que se mueve por aquí; mi universidad es una de las más pequeñas de toda Francia, y sin embargo está movilizado alrededor de un 20% del alumnado.

Nuestro problema, pese a haber partirdo del dichoso plan de Bolonia que ya a todos nos suena, va más allá. Aquí hace ya unos años que funciona el sistema de créditos europeos, que hay tropecientas horas de práctica a costa de perder horas de estudio, y demás instrumental; pero este año nuestra queridísima ministra de la Educación Superior, Valérie Pécresse, ha sacado además una ley llamada ley de “Libertad y Responsabilidad de las Universidades” (LRU).

Según esta nueva ley las universidades tendrán mucho más poder de decisión en cuanto a su política interna (tipo de carreras impartidas, selección del profesorado…); pero – y aquí está el gran pero – con un recorte presupuestario importante, rollo “si quieres ser autónomo, búscate las habas tú mismo”. Es decir, obligando a las universidades a buscar capital donde puedan, ya sea abriendo sus consejos a las empresas privadas, ya sea subiendo las tasas de matrícula de los estudiantes.
Problema con la primera solución: las empresas querrán invertir en las universidades con mejor fama, con lo cual se creará un abismo entre las “buenas” universidades, con recursos y posibilidades de empleo altísimos, y las “malas” universidades a las que van los que no pueden ir a las buenas. Además, se creará una filosofía de empresa en la que sólo las carreras rentables sobrevivirán – no más humanidades, no más historia, no más filología – lo cual, a mi humilde entender, es una pérdida inconmensurable para la cultura.
Problema con la segunda solución: el obvio, se acabó la universidad libre y accesible para todos. O pagas, o a tu casa. Esta es una de las cosas que pone más nerviosa a la gente aquí, porque el sistema de ayudas que tienen es increíble. Los costes de matrícula anuales ya son irrisorios (unos 200€ en licenciatura y unos 400€ en master); aunque aproximadamente el 40% del alumnado no paga nada y recibe además una pequeña ayuda mensual, en función de sus recursos económicos. Y todo eso va a desaparecer.

Paralelamente, estos recortes presupuestarios suponen el despido de la mayor parte del personal auxiliar (mantenimiento, administración, etc), para dejarlo en manos de empresas privadas que cobren mucho menos, y la desaparición del status de profesor-investigador; es decir, la desaparición de la mayor parte de la investigación universitaria y la proliferación de profesores anquilosados que siguen dando el mismo contenido en sus clases que daban en 1970.

Así que os podéis imaginar la que se ha montado.
33 universidades están en huelga desde hace ya un mes y medio, con piquetes en las puertas para bloquear la entrada y boicotear los cursos. Cada 15 días hay una reunión llamada “Coordinación Nacional Estudiante” en una de las universidades participantes, para decidir en conjunto las vías de acción; además de las Asambleas Generales que organiza cada universidad en particular. En el caso de la mía, tenemos AG todos los martes y jueves para ponernos al día sobre el movimiento y sobre la respuesta gubernamental y para decidir la reconducción o no del bloqueo. Además, cada AG va seguida inmediatamente de una manif por las calles de Avignon.
En cuanto a las clases, la mayoría están en suspenso, aunque hay profesores que las siguen dando por Internet, o en parques y cafeterías de la ciudad.

El movimiento sigue en marcha y seguirá mientras Pécresse y Sarkozy no den su brazo a torcer, aunque con más de la mitad de la educación superior paralizada, todos confiamos en que no debería llevar demasiado tiempo.

Si alguien quiere más información, o estar un poco al día con el movimiento fuera de este blog, os recomiendo vivamente la página http://universitesenlutte.wordpress.com/ Es la recopilación de información sobre el movimiento universitario francés más euxhastiva de toda la red, aunque está en francés. De todas formas, si buscáis en google seguro que salen cosas, aunque ¡¡ojo, que sean de este año, que otros años ya hubo huelgas parecidas!!


video

sábado, 14 de marzo de 2009

Liquidación por mudanza (II)


Heme en mi nuevo hogar, ¡por fin!
Al final han sido necesarios 2 viajes a cuatro manos (Padre, I love you!!!) y otros dos a dos manos, el último de ellos anteayer. Pero, ¡por fin puedo decir que me he mudado!

Mi nuevo chez moi es un pequeño dúplex de unos 35m2 en una residencia universitaria que hay justo detrás de mi facul. Lo comparto con una erasmus alemana de costumbres un poco especiales pero con la que me entiendo de maravilla. Ella se ha quedado con la parte de arriba, pero algún día tendrá que irse y, entonces, ¡el poder será míooooooo! ¡Menos mal que los erasmus son caducos!

En cuanto al espacio disponible, ha habido una cierta lucha de titanes pues, si bien mis pertenencias tienden a expandirse como si se encontraran en estado gaseoso, mi compañera se ha traído una cantidad de cosas que no sé cómo ha conseguido meterlas en nuestro pequeño apartamento. Al final todo ha quedado en un pacto no hablado en el que ella se queda arriba, yo abajo y el territorio común a medias (más o menos).


Aquí dejo de paso algunas fotillos para que admiréis mi nuevo hábitat. De la parte de arriba no pongo mucho porque tiene mi compañera construído un búnker, del que ya hablaré próximamente, que no permite ver nada.
Obviamente, estáis invitados a pasar cuando queráis; que sino, ¿de qué sirve tener amigos por el mundo?

¡Me encanta mi nuevo hogar! ¡Es estupendo! ¡Genial! ¡Fenomenal!
¿He dicho ya lo mucho que me gusta?

viernes, 13 de marzo de 2009

¡Mamá, salgo por la radio!

Como una es así de guay, el otro día me hicieron una entrevista para la radio. Isabel Gemio en persona (o, mejor dicho, en voz, puesto que fue por teléfono…) me llamó el domingo 1 de marzo a las 8 de la mañana para preguntarme cuatro soplapolleces sobre mi vida aquí en Francia, para su programa “Te doy mi palabra”; el cual abre todas las mañanas con una conexión en directo con un español por el mundo.
La entrevista, poco interesante, y el programa otro tanto – con todos mis respetos hacia Isabel, pero me parece un peñazo de tía –, pero anda que no queda bien decir a mis coleguillas franchutes que me entrevistaron en la radio en España.
Si aun así alguien la quiere escuchar, aquí dejo el link: http://www.ondacero.es/OndaCero/playermultimedia/4995595/2055752
Pues eso, que así soy de guay.

jueves, 12 de marzo de 2009

Sobre huelgas y revoluciones (IV)

Últimamente tengo un poco abandonado a mi querido blog, aunque no por falta de ganas, sino por las muchas cosas que me han mantenido ocupada durante estas últimas semanas: la huelga universitaria, visitas varias, mi mudanza...

¿Por dónde empezar? Quizás por lo que ya es un tema habitual por aquí, que es la huelga de estudiantes. Desde mi último post, allá a mediados de febrero, seguimos manteniendo el bloqueo y boicoteando las clases de los pocos que aun intentan boicotear el boicot, valga la redundancia. Las asambleas son cada vez más numerosas – en la de hoy hemos sido alrededor de 1000 personas – y los ánimos están más caldeados a medida que pasan los días. El voto se mantiene mayoritariamente del lado del bloqueo pero, mientras el temor al suspenso general penda sobre nuestras cabezas, siempre se queda una con la duda de si ésta será la última asamblea de huelga…
Mientras tanto, desde el gobierno empiezan a recibirse pequeñas capitulaciones a las exigencias del movimiento; aunque por el momento sólo han cancelado los más de mil despidos de profesores-investigadores previstos para los próximos dos años. Por algo se empieza…

Por el momento esto es todo, que mis obligaciones me reclaman, pero pas de panique, que en próximos posts continuaré con las novedades.
À bientôt!

P.D. estoy en la foto, a la izquierda en la segunda fila, aunque tendréis que fiaros de mi palabra porque se ve fatal... ^^

sábado, 7 de marzo de 2009

Pues va a ser que sí...


...que hicimos fiesta de cumpleaños.

Y es que éramos dos a cumplir años esa semana, y oportunidades así no se pueden dejar pasar. Así que lo que iba a ser una tarde de estudio bastante poco interesante, dio paso a un fiestón con todas las de la ley, de nuevo en casa de mi amiga Sofía (¿por qué será que últimamente todas las fiestas “in” acaban siendo en el mismo sitio?), en el que participaron unas 12 personas y otras tantas botellas de alcohol.

Hago constar que hubo streaptease por parte del personal tanto masculino como femenino –tema recurrente en las fiestas de Sofía –, aunque las fotos habrán de quedar para una ocasión más… intima.


La depresión matutina post-fiesta, también conocida como resaca, me llevó a hacer una pequeña reflexión sobre los hábitos de fiesta de los franceses – o al menos de mis amigos –.
Cualquier fiesta francesa que se precie debe incluir cantidades ingentes de vino, cumpliendo con dos requisitos imprescindibles: a) beber barato, puesto que el alcohol es demasiado caro, y b) satisfacer un cierto orgullo nacional por lo “chic”. Beber vino sigue estando “in”.
Otra característica de estas fiestas es el desbarre total, un poco a la europea en este sentido. Me explico; estos pobres se pasan el día estirados y guardando cuidadosamente las maneras, están mucho más reprimidos socialmente que nosotros. Resultado: cuando beben, se les va la olla que da gusto. Es el único momento en el que está permitido hacer públicamente el subnormal y, oye, gilipollas cum laudem.


Pues nada más, aquí dejo algunas fotitos chorras de la fiesta para uso y disfrute del personal.


À la prochaine!