domingo, 15 de marzo de 2009

Sobre huelgas y revoluciones (V)

Tras leer un interesante comentario dejado en otro post de este mismo blog preguntándome en qué consistía exactamente el movimiento aquí en Francia, me he dado cuenta de que realmente nunca lo he explicado claramente (podéis ver el post y los comentarios aquí). Le he respondido en el mismo post, pero he estado pensando y creo que el tema merece una entrada aparte, así que aquí dejo la respuesta para disfrute general.

Aviso a navegantes, esto va para largo ^^

La verdad es que me he quedado un poco asombrada con la cantidad de gente que se mueve por aquí; mi universidad es una de las más pequeñas de toda Francia, y sin embargo está movilizado alrededor de un 20% del alumnado.

Nuestro problema, pese a haber partirdo del dichoso plan de Bolonia que ya a todos nos suena, va más allá. Aquí hace ya unos años que funciona el sistema de créditos europeos, que hay tropecientas horas de práctica a costa de perder horas de estudio, y demás instrumental; pero este año nuestra queridísima ministra de la Educación Superior, Valérie Pécresse, ha sacado además una ley llamada ley de “Libertad y Responsabilidad de las Universidades” (LRU).

Según esta nueva ley las universidades tendrán mucho más poder de decisión en cuanto a su política interna (tipo de carreras impartidas, selección del profesorado…); pero – y aquí está el gran pero – con un recorte presupuestario importante, rollo “si quieres ser autónomo, búscate las habas tú mismo”. Es decir, obligando a las universidades a buscar capital donde puedan, ya sea abriendo sus consejos a las empresas privadas, ya sea subiendo las tasas de matrícula de los estudiantes.
Problema con la primera solución: las empresas querrán invertir en las universidades con mejor fama, con lo cual se creará un abismo entre las “buenas” universidades, con recursos y posibilidades de empleo altísimos, y las “malas” universidades a las que van los que no pueden ir a las buenas. Además, se creará una filosofía de empresa en la que sólo las carreras rentables sobrevivirán – no más humanidades, no más historia, no más filología – lo cual, a mi humilde entender, es una pérdida inconmensurable para la cultura.
Problema con la segunda solución: el obvio, se acabó la universidad libre y accesible para todos. O pagas, o a tu casa. Esta es una de las cosas que pone más nerviosa a la gente aquí, porque el sistema de ayudas que tienen es increíble. Los costes de matrícula anuales ya son irrisorios (unos 200€ en licenciatura y unos 400€ en master); aunque aproximadamente el 40% del alumnado no paga nada y recibe además una pequeña ayuda mensual, en función de sus recursos económicos. Y todo eso va a desaparecer.

Paralelamente, estos recortes presupuestarios suponen el despido de la mayor parte del personal auxiliar (mantenimiento, administración, etc), para dejarlo en manos de empresas privadas que cobren mucho menos, y la desaparición del status de profesor-investigador; es decir, la desaparición de la mayor parte de la investigación universitaria y la proliferación de profesores anquilosados que siguen dando el mismo contenido en sus clases que daban en 1970.

Así que os podéis imaginar la que se ha montado.
33 universidades están en huelga desde hace ya un mes y medio, con piquetes en las puertas para bloquear la entrada y boicotear los cursos. Cada 15 días hay una reunión llamada “Coordinación Nacional Estudiante” en una de las universidades participantes, para decidir en conjunto las vías de acción; además de las Asambleas Generales que organiza cada universidad en particular. En el caso de la mía, tenemos AG todos los martes y jueves para ponernos al día sobre el movimiento y sobre la respuesta gubernamental y para decidir la reconducción o no del bloqueo. Además, cada AG va seguida inmediatamente de una manif por las calles de Avignon.
En cuanto a las clases, la mayoría están en suspenso, aunque hay profesores que las siguen dando por Internet, o en parques y cafeterías de la ciudad.

El movimiento sigue en marcha y seguirá mientras Pécresse y Sarkozy no den su brazo a torcer, aunque con más de la mitad de la educación superior paralizada, todos confiamos en que no debería llevar demasiado tiempo.

Si alguien quiere más información, o estar un poco al día con el movimiento fuera de este blog, os recomiendo vivamente la página http://universitesenlutte.wordpress.com/ Es la recopilación de información sobre el movimiento universitario francés más euxhastiva de toda la red, aunque está en francés. De todas formas, si buscáis en google seguro que salen cosas, aunque ¡¡ojo, que sean de este año, que otros años ya hubo huelgas parecidas!!


video

5 comentarios:

  1. Estoy más enterada del asunto de la huelga en Francia, por tu blog, que el de la huelga en España.
    Aquí, hace poco ví, un reportaje en Informe Semanal, que pintaba el Pan Bolonia, como la llegada del Paraíso. Se iban a cambiar los modos operandi, según opinaba la gente saldría más formada, ya que aumentarán las prácticas, los trabajos personales, menos teoría, etc.
    Por otro lado ahora serán grados y para terminar la carrera, si quieres tendrás que hacer cursos de especialización, como los master y que costarán hasta 6.000 euros.
    Dos minutos, de programa, para los estudiantes, que comentaban que el Plan Bolonia era la privatización de la enseñanza.
    La verdad es que por aquí la voz de los estudiantes no está sonando demasiado, o si suena, los medios de comunicación no la publican en exceso.

    Besos Sarita, muy buena crónica.

    ResponderEliminar
  2. Menos trolas, lo que pasa es que no tenéis ganas de dar clase... XD

    ResponderEliminar
  3. Pues el plan de Bolonia de las narices, el caso es que tiene cosas buenas; la convalidación de los diplomas en toda Europa es su mejor punto, y sobre las prácticas, bueno, tiene su lado bueno porque sales más "listo" para trabajar, pero no sales mejor formado porque pierdes una base teórica que, a mi parecer, es igual de necesaria... Sobre todo no hay que olvidar que la Universidad no es una Formación Profesional; te prepara para un futuro trabajo, sí, pero va más allá, te culturiza también.
    A mi me llegan voces desde España de vez en cuando, pero la verdad es que no creo que se haga suficiente, sobre todo por la falta de comunicación. O, mejor dicho, por la comunicación filtrada que se envía desde el gobierno y los medios de comunicación (cosa comprensible, por otra parte, puesto que lo de la privatización no suena muy bien para promover la aceptación de dicha ley); combinado por el desinterés del alumnado por informarse más allá de ello.
    Será que -J- tiene razón y que aquí somos más listos y hemos encontrado la excusa perfecta para no ir a clase... jejeje. Así que ya sabéis, a fomentar la insurrección por tierras patrias ;)

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho cómo lo has explicado Sara.
    Y en vuestra clase ¿Qué haceis? ¿La seguís por internet o estás estos días de vacaciones forzadas?

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias Marta! ¡Qué de valientes tengo últimamente que se leen estos tochos hasta el final!
    Pues en mi curso depende del profesor, la mitad ha hecho mutis por el foro y nos ha dado "vacaciones" (sabiendo que lo recuperaremos arduamente en cuanto retomemos las clases) y la otra mitad son los listos que nos mandan por internet la lista de temas a estudiar y a buscarse la vida uno mismo porque a la vuelta tendremos directamente el examen. Y digo la lista de temas porque ni uno nos manda las clases en sí, el que más nos ha dado una bibliografía recomendada...
    Así que aquí sin clase pero trabajando tres veces más que si la tuviera. ¡Cómo envidio a los que dan las clases en los jardines de la facul o en cafeterías, que hay unos cuantos!
    ¡Todo sea por una buena causa!

    ResponderEliminar

Y tú, ¿qué opinas?