miércoles, 8 de julio de 2009

De teatro y otras locuras (I)

Ayer, en el trayecto entre la calle central de Avignon y mi casa me crucé con tres monjas barbudas en moto, una japonesa vestida de blanco cargando un árbol, media docena de payasos, cuatro detectives de incógnito, una pareja a bordo de una cama motorizada, tres amas de casa - animadoras, un futbolista haciendo malabares con una sartén, un huevo y una maza en llamas, un piano de cola en la terraza de un bar de viejos, un grupo de ángeles con paraguas azules y varios miles de carteles de todos los colores y tamaños inimaginables.

No, no me he vuelto loca, lo que pasa es que ha empezado el Festival de Teatro, y aquí no se andan con chiquitas. Durante las próximas tres semanas tendrán lugar más de cien espectáculos al día; tanto en teatros como por la calle, pasando por escenarios tan inesperados como un contenedor de un carguero o el hall del ayuntamiento.

Para dar un poco de envidia, aquí dejo una parte de las fotos que tomé ayer mientras paseaba. Haced click para ampliar.
Más en próximas entregas.

3 comentarios:

  1. Opino que como no se lo van a tomar en serio????? Si se pasan el año dando la matraca con el famosos festival!!!!!!!!!!!!!!!!!! :DDDDD

    ResponderEliminar
  2. Pues si durante el año sufriste el festival, imagínate el bombo que le dan a la cosa durante el festival en sí...
    La verdad es que sí que es divertido, porque vayas a donde vayas siempre hay alguien haciendo algo curioso. Lo único malo son las invasiones extranjeras, que han tomado la ciudad y han multiplicado los precios de todo por tres, pero bueno... ¬¬

    ResponderEliminar

Y tú, ¿qué opinas?